Descenso a las entrañas de la tierra

Una jornada algo más cargada, pero cuyas visitas valen realmente la pena. La excursión, de menos de 150 km, le conducirá hasta Rocamadour. La ascensión de esos 200 escalones desemboca en la joya de la Virgen Negra. Su construcción es vertiginosa.

Luego, puede visitar Abismo de Padirac, un lugar tan sensacional que tendrá que reservar con antelación su visita por internet para evitar las interminables colas.

Si tiene hijos, puede modificar este itinerario y realizar únicamente una de las dos visitas, después de lo cual podrá ir a El Bosque de los Monos o a La Roca de las Águilas.